Recitando poesía en la Biblioteca

Nos encanta leer y que nos lean pero más nos gusta que a estudiantes de primaria les esté entrando el gusanillo por la poesía.

Como muestra, Alonso Acedo de 6ºB que siempre nos visita, hoy nos ha hecho este lindo regalo: recitarnos un poema.

Se sabe casi completamente el poema “Canción del pirata” de José de Espronceda pero el que ya se sabe a la perfección y con muy buena interpretación es “Castilla” de Manuel Machado, en el que se relata un episodio del Cantar del Mío Cid y el destierro de Rodrigo Díaz de Vivar.

Maravillosa forma para despedir nuestra semana del libro, aunque avisamos…¡el día no ha terminado!

¡Repetimos que nos encanta, pero también nos emociona escucharle!

¡Muchas gracias!Imagen de previsualización de YouTube

Te dejamos aquí el poema para que lo leas y pronto el vídeo.

Fotografía extraída de http://www.antoniomachado.com Pincha sobre la foto para ver el poema completo.

El ciego sol se estrella
en las duras aristas de las armas,
llaga de luz los petos y espaldares
y flamea en las puntas de las lanzas.

El ciego sol, la sed y la fatiga.
Por la terrible estepa castellana,
al destierro, con doce de los suyos,
-polvo, sudor y hierro- el Cid cabalga.

Cerrado está el mesón a piedra y lodo…
Nadie responde. Al pomo de la espada
y al cuento de las picas, el postigo
va a ceder… ¡Quema el sol, el aire abrasa!

A los terribles golpes,
de eco ronco, una voz pura, de plata
y de cristal responde… Hay un niña
muy débil y muy blanca,
en el umbral. Es toda
ojos azules; y en los ojos, lágrimas.
Oro pálido nimba
su carita curiosa y asustada.

“¡Buen Cid! Pasad… El rey nos dará muerte,
arruinará la casa
y sembrará de sal el pobre campo
que mi padre trabaja…
Idos. El Cielo os colme de venturas…
En nuestro mal ¡oh Cid! No ganáis nada.”

Calla la niña y llora sin gemido…
Un sollozo infantil cruza la escuadra
de feroces guerreros,
y una voz inflexible grita: “¡En marcha!”

El ciego sol, la sed y la fatiga.
Por la terrible estepa castellana,
al destierro, con doce de los suyos
-polvo, sudor y hierro-, el Cid cabalga.

Castilla. Manuel Machado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *